Logo Entrust

Las 5 tendencias en RRHH en el 2019

Belbin propone esta lista de 5 tendencias de RRHH en 2019. ¿En cuál se está enfocando la estrategia de tu empresa? Descubrilo en este interesante artículo.

1. DESARROLLO DE LAS PERSONAS - DESARROLLO DE LAS ORGANIZACIONES
El desarrollo de las organizaciones es un elemento clave para la mejora total de la productividad, enfoque en el que el método Belbin permite tener un mayor conocimiento de las habilidades y efectividad individual, de equipo y organizacional.

El proceso de desarrollo organizacional es muy importante, tanto interna como externamente. En términos de un ambiente externo, tiene el objetivo de mejorar la habilidad de una empresa de responder o adaptarse a los cambios con efectividad. Respecto del ambiente interno, tiene el fin de incrementar la capacidad de los empleados, la mejora de los recursos humanos y de los sistemas de comunicación.

El desarrollo organizacional es un enfoque a largo plazo que no solo tiene el objetivo de incrementar el desempeño de la empresa, sino también mejorar la satisfacción de los empleados. Por un lado, el cambio sistemático permite a toda la empresa desempeñarse de una forma esperada. Por otro lado, trabaja con los empleados respecto de cómo pueden adaptarse a los cambios impuestos. El método es lo que facilita el cambio y el desarrollo en términos de tecnología, procesos y estructuras, mientras se tiene previsto la efectividad y la eficiencia de todo el negocio. En consecuencia, lidia con la mejora del desempeño y la salud generales de la empresa para producir mejores resultados; no necesariamente con un miembro individual.

Todo negocio tiene un conjunto de personas que interactúan entre ellas con regularidad. Esto representa un subsistema social que ayuda a mantener y a guiar el desarrollo humano. De esta forma, el desarrollo organizacional es considerado un esfuerzo para promover el cambio y el desarrollo en términos de actitudes de conducta y desempeño de los empleados.

2. SOFTSKILLS. HACIA LA HUMANIZACIÓN
Liderazgo, comunicación, trabajo en equipo, colaboración, gestión del tiempo... Las softskills van encaminadas a la humanización, con elementos tan relevantes como la cooperación, flexibilidad y la empatía.

Humanizar los entornos laborales a través de este tipo de habilidades evitaría, también, la automatización de un notable número de puestos de trabajo. Así lo afirma un reciente estudio de Accenture Strategy que revela que, si se duplicase la tasa de profesionales que desarrollan este tipo de habilidades, la cuota de trabajos con riesgo de ser automatizados en EEUU en 2025 se reduciría del 10% al 4%.

El pasado mes de enero, la plataforma global de formación online Udemy revelaba qué 10 soft skills debería desarrollar el talento este 2019. Son estas:
- Gestión de conflictos.
- Gestión del tiempo, la cual desearían mejorar un 50% de los encuestados por Udemy para el informe “Experiencia del empleado 2018”.
- Manejo del estrés, una epidemia global que afirmaron padecer un 52% de los participantes en el estudio “Estrés en el lugar del trabajo”, también de Udemy.
- Habilidades comunicativas.
- Cultura de la empresa.
- Servicio al cliente.
- Inteligencia emocional o, lo que es lo mismo, capacidad de una persona para ser consciente, controlar y expresar sus emociones, y comprender e influir en las de los demás.
- Productividad personal.
- Storytelling o habilidad narrativa, esto es, ser capaz de contar historias, algo que puede cautivar a una audiencia, mantener su atención y motivar a la acción.
- Gestión del cambio, algo que requiere ser flexible y adaptarse rápidamente a los cambios para no quedarse atrás.

¿Qué papel ocupan las soft skills en tu organización?

3. APRENDIZAJE COLABORATIVO
Vivimos en la época del social learning y ello no escapa a las organizaciones, en las que son los propios empleados quienes crean y transmiten el conocimiento. Ellos son, realmente, el centro de la organización.

El aprendizaje colaborativo representa uno de los métodos de enseñanza más eficaces e innovadores aplicados en el contexto laboral. Este método hace que los colaboradores adquieran conocimiento por medio del intercambio y la interacción social.

Además, permite aprender de los compañeros de trabajo; por lo cual alcanzan una visión más profunda desde diversos enfoques y/o escenarios que se pueden manifestar.

Una vez que se pone en práctica el aprendizaje colaborativo, se tiene un panorama más claro respecto a las habilidades y debilidades que posee el equipo; la finalidad es que se puedan aprovechar para el alcance de los objetivos.

4. EL ROL DEL CHRO EN LA INTEGRACIÓN A LA ORGANIZACIÓN
El rol de los CHRO (Chief Human Resources Officer) o Directores de personas varía en las organizaciones. Uno de los rasgos que actualmente más presente está es su carácter más digital, empleando análisis predictivos y basándose en la experiencia del empleado.

¿Por qué el CHRO interviene activamente en una conferencia telefónica sobre ingresos y beneficios? Porque comprende las necesidades de la empresa y tiene una mentalidad analítica que le permite convertir el impacto de las iniciativas de RRHH en cifras. El CHRO está hablando con la prensa sobre lo que está haciendo su empresa para eliminar el vacío de competencias, porque sabe que una nueva generación de empleados demanda formación laboral continua y que su empresa tiene responsabilidades sociales más allá de la creación de puestos de trabajo. El CHRO acude a una cena con clientes porque, para ejercer su rol de forma realmente eficaz, debe ir un paso por delante de las necesidades inmediatas de la empresa, y la mejor forma de hacerlo es comprender la evolución de los competitivos entornos de los clientes. Desarrollar todas las competencias y conocimientos necesarios para el rol no le resultó fácil a nuestro CHRO, pero sin duda se ha ganado su puesto como una figura innovadora en lo que respecta al desempeño y el rendimiento de la empresa y de las personas.

5. RECIPROCIDAD DE UN EQUIPO U ORGANIZACIÓN
El término reciprocidad en la empresa se asocia con la célebre frase "Dar, pedir y luego exigir". La esencia del compromiso en el equipo es bidireccional, dándose desde la empresa hacia los empleados y viceversa.

Vivimos en una sociedad donde tendemos a medir todo lo que damos y también lo que nos parece justo recibir en función de lo que hemos entregado. Pasamos mucho tiempo valorando lo que los demás nos devuelven a cambio de nuestra entrega. Hemos convertido la reciprocidad en una moneda de cambio.

Y probablemente esto nos hará sufrir, ya que con frecuencia descubriremos que recibimos menos de lo que creemos dar, algo que puede hacer que nos sintamos injustamente tratados e insatisfechos con las relaciones interpersonales. La reciprocidad no es sufrimiento si descubres el gran potencial que tiene para permitirnos disfrutar de las relaciones, así como de nuestra entrega a los demás.

Y tu empresa... ¿qué dimensión prevalece en la gestión humana?

-------------
Artículo extraído de:
https://www.belbin.es/5-tendencias-rrhh-2019-vota-tu-favorita/

Links externos a más información:
https://gerens.pe/blog/que-es-desarrollo-organizacional/
https://www.cegos.es/actualidad/soft-skills-valor-diferencial
https://reportedigital.com/e-learning/aprendizaje-colaborativo-educacion-organizacional/
https://www.workday.com/content/dam/web/es/documents/feature-stories/whitepaper-chro-of-the-future-es.pdf
https://lamenteesmaravillosa.com/la-reciprocidad-uno-de-los-cimientos-de-nuestras-relaciones/